Redes sociales

Y tú, ¿compartes o regalas tus fotos?

Llevamos ya mucho tiempo oyendo hablar del problema de la privacidad en internet. Más o menos cercana, todos conocemos alguna historia de alguien que vio publicadas fotos en las redes sociales sin su permiso, a sus hijos etiquetados en fotos de otros, o fotos que acaban en malas manos.

En este post os contamos la diferencia entre enseñar, compartir y regalar archivos en internet y cómo evitar los peligros a los que nos exponemos (y exponemos a nuestros hijos) al “compartir” nuestras fotos y vídeos.

En internet compartir es sinónimo de regalar

Compartir fotos por internet se ha convertido en algo casi obligatorio hoy en día pero hemos llegado a un punto en el que no distinguimos entre enseñar y regalar. Seamos sinceros, eso a lo que llamamos “compartir” es un término muy ambiguo cuando hablamos de internet. Compartir un archivo o una foto significa realmente regalarla. Ya sea enviándola por WhatsApp u otro servicio de mensajería o subiéndola a alguna red social, en todos los casos pierdes el control sobre ella en cuanto sale de tu teléfono.

Cuando enviamos una foto, esta puede ser descargada por el receptor, quedando así almacenada en su teléfono. Este a su vez puede volver a enviarla a quién desee. Al subirla a la mayoría de redes sociales, las fotografías pueden ser fácilmente descargadas por cualquiera que tenga un poco de interés. No hace falta ningún tipo de conocimiento informático, ya que casi todas incluyen la opción de “descargar”. Con un perfil falso y algo de pericia, cualquiera puede tener acceso a una fuente inagotable de fotografías y vídeos que deberían ser privados.

Compartir fotos en redes sociales

El problema de la viralidad

Esto que todos ansiamos por encima de todo en internet, que nuestros contenidos se hagan virales, se ha convertido en el mayor enemigo de la privacidad.

La mayoría de aplicaciones y servicios online son gratuitos, esto es un hecho. ¿Qué significa esto?, que su éxito depende del número de usuarios que tengan, ya que a más usuarios, más datos con los que hacer negocio. Volvemos al ya tan famoso dicho que reza: “cuando algo es gratis, el producto eres tú”.

Para conseguir muchos usuarios (materia prima), las empresas necesitan que sus servicios se hagan virales, y para esto es vital que sus usuarios compartan sus contenidos en las redes sociales, y es por ello que las empresas que viven de otras empresas que a su vez viven de la viralidad, relajen hasta niveles insospechados sus políticas de privacidad (eso que nadie lee pero que todos deberíamos). Para saber más te recomendamos este artículo publicado en PlayGround.

Esto está muy bien cuando se trata de compartir contenido profesional, pero cuando nos vamos a lo personal, las reglas que se aplican son las mismas. Es por ello que, en ese afán por estar conectados con nuestra familia y nuestros amigos, muchos nos lanzamos a la era 2.0 con los ojos vendados.

Una cosa es que nos envíen publicidad, eso ya lo tenemos asumido. Incluso sabemos que nuestras fotos circulan líbremente por internet sin control alguno (¿habéis probado a buscar vuestro nombre en Google?). Pero otra muy diferente es que las fotos de nuestros hijos pasen a formar parte del limbo de la privacidad que supone subirlas a internet, expuestas a que cualquiera pueda verlas, descargarlas y compartirlas.

 

Privacidad de las fotos en internetEnseña tus fotos, no las regales

¿Recordáis lo preciadas que eran nuestras fotos cuando aun no había teléfonos móviles? Yo sí. Las atesorábamos en álbumes elaborados con cariño infinito que guardábamos como oro en paño. Hoy en día las guardamos en carpetas en el ordenador o en la galería del móvil, esperando a ser rescatadas algún día, elegidas entre miles para ser imprimidas y guardadas en un álbum, cosa que normalmente no ocurre y acaban perdiéndose fantásticos recuerdos.

Como padres y madres nos preocupan todas estas cosas, y por eso hemos creamos Kuicco.  Queríamos poder enseñar nuestras fotos a quien nosotros quisiéramos sin tener que regalarlas. Sabemos que estamos sacrificando en viralidad, pero queríamos poner en tus manos una herramienta con la que poder estar tranquilo o tranquila sabiendo que tus fotos son y serán siempre tuyas.

Si quieres saber más sobre Kuicco y la seguridad de tus hijos pincha aquí.

mm
Papá viajero y apasionado de la música y la tecnología. Mi mayor afición es recorrer el mundo con mis hijos y vivir junto a ellos grandes aventuras que luego puedan recordar con Kuicco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *