Niños redes sociales

Sharenting: sus claves legales

Adoras a tus hijos. Es inevitable, son especiales, y se te cae la baba con ellos. No puedes evitar compartir imágenes suyas en redes sociales, te encantan que tus contactos los veas. Pero ten cuidado, porque podrías estar cometiendo sharenting.

¿Qué es el sharenting?

Fusión de las palabras share (compartir) y parenting (crianza), es el término acuñado para hacer referencia a los padres que suben con asiduidad imágenes de sus hijos a las redes sociales. Hay quienes prefieren hablar de Instamamis, aludiendo a la cada vez más popular Instagram.

Esta actividad, lejos de ser algo anecdótico, se ha convertido en un importante fenómeno del que los padres desconocéis sus implicaciones legales.

¿Qué conceptos debemos conocer?

Son tres los elementos fundamentales a tener en cuenta:

  • Patria potestad. Recogida en el artículo 154 y siguientes del Código Civil podemos entenderla como la función de los padres de representar y velar por sus hijos. En la mayoría de las ocasiones, los hijos menores de edad están representados por ambos progenitores, con independencia de cual sea la relación entre nosotros (pareja de hecho, divorcio, etc…). La patria potestad debemos ejercerla, siempre en interés de los hijos y con respeto a sus derechos. Resalto esta frase porque en ocasiones los padres olvidamos que subir continuamente fotos de nuestros hijos a las redes sociales no favorece su interés, sino que lo perjudica, puesto que los expone a riesgos como el acoso escolar, la pederastia…. Y también por la obligación de respetar los derechos de los niños, entre ellos el que veremos a continuación: el derecho a la propia imagen.

  • Derecho a la propia imagen. Uno de los derechos fundamentales de la persona. Amparado por nuestra Constitución en su artículo 18, se perfila y dota de contenido por la Ley Orgánica 1/1982 de 5 de mayo de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Como os explico en este post, posee una vertiente positiva, consistente en la facultad de cada persona de difundir su propia imagen, y una vertiente negativa, por la que se puede exigir autorización para mostrar nuestra imagen o incluso prohibir su difusión. Por ello es muy importante pararnos a pensar y decidir si en le futuro nuestro hijo querrá ver publicada o no una determinada foto suya. No podemos olvidar, además, que en el caso de los menores de edad son ellos, y no los padres, los titulares de su derecho a su honor, a su intimidad y a su propia imagen, como expresamente recoge el artículo 4 de la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor.

  • Protección de datos personales. No podemos olvidar que según la Ley Orgánica de Protección de Datos, la imagen es un dato de carácter personal y, por tanto, está protegida por esta norma.

Privacidad de las fotos en internet

¿Quiénes pueden decidir si compartir o no fotos de sus hijos en las redes sociales?

Lo primero de todo es que sois los padres quienes, en ejercicio de la patria potestad, quienes tenéis que decidir si compartís fotos de vuestros hijos en redes sociales. En la mayoría de las ocasiones, la patria potestad la ostentan conjuntamente el padre y la madre. Esto significa que ambos tenéis que estar de acuerdo. Si la patria potestad es compartida, da igual cual sea vuestra relación: casados, divorciados, pareja de hecho… ¿Qué ocurre si no estáis de acuerdo? En ese caso tendréis que acudir a los tribunales para determinar si es pertinente compartir fotografías de los menores en las redes sociales, o bajo que condiciones estaríais autorizados. No es la primera vez que los jueces se han manifestado sobre este tema, como también ha dejado de ser novedoso que, en caso de divorcio de los padres, en el convenio regulador se trate este punto de manera específica.

Si los padres estamos de acuerdo en subir las fotos de sus hijos a las redes sociales, antes tenemos que detenernos a pensar en el derecho a la propia imagen de nuestros hijos. Hay que reflexionar sobre si cuando vuestro hijo sea adulto querrá ver difundidas sus fotos en la web. Como padres nos puede hacer mucha gracia los primeros trompicones de nuestro hijo cuando empieza andar, como pone perdida de papilla toda la cocina o sus hazañas como portero de fútbol. Pero quizá a él cuando se haga mayor no le guste.

¿Significa eso que no puedes subir fotos de tus hijos a las redes sociales?

No. Tampoco es eso. Te explicaba al inicio de este post que shareting es compartir continuamente fotos de los hijos en las redes sociales. Y una cosa es subir esporádicamente imágenes de tus hijos a las redes sociales (de cuando en cuando yo lo hago ) y otra muy distinta, contar su vida entera. No pasa nada por compartir una foto si un día nos apetece. Lo que debemos hacer es narrar su vida entera. Si compartes fotos de su día a día, desde su nacimiento hasta la llegada a la Universidad, pasando por sus primeras palabras, el primer diente, como aprende a coger los cubiertos, etc, estás haciendo pública su vida y le estás creando una biografía digital que no sabes si en el futuro el querrá que se haya expuesto o si puede haberle perjudicado.

¿A partir de que edad puede nuestro hijo decidir sobre sus fotos?

La capacidad de los menores de edad va evolucionando con la edad, no es lo mismo el juicio de un niño de 3 años que de uno de 12. Por eso, el Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica de Protección de Datos, establece que, a partir de los 14 años, ya son ellos los que pueden decidir, con alguna excepción, que hacer con sus imágenes.

Redes sociales

¿Qué uso hacen las redes sociales de las imágenes?

Casi todos los usuarios de las redes sociales no se paran a pensar que derechos ceden a estas plataformas cuando suben sus imágenes. Aceptamos sus condiciones de uso y su política de privacidad sin ni siquiera leerlas de pasada.

¿Qué les estamos concediendo?

He escogido Facebook e Instagram cómo ejemplo. La primera por ser la más popular, la segunda porque se centra en compartir imágenes exclusivamente . Las condiciones de uso de Facebook establecen que: “en el caso de contenido protegido por derechos de propiedad intelectual, como fotos y videos (“contenido de PI”), nos concedes específicamente el siguiente permiso, de acuerdo con la configuración de la privacidad y de las aplicaciones: nos concedes una licencia no exclusiva, transferible, con derechos de sublicencia, libre de regalías y aplicable en todo el mundo para utilizar cualquier contenido de PI que publiques en Facebook o en conexión con Facebook (“Licencia de PI”).”. Es decir, permites que hagan cualquier uso con las fotos que subes, incluidas las de tus hijos, gratis.

Instagram no es muy diferente. En su caso “otorgas a Instagram una licencia totalmente pagada, sin derechos de autor, no exclusiva, transferible, con posibilidad de sublicenciarse e internacional para utilizar el Contenido que publiques en el Servicio o a través de este, conforme a la Política de privacidad del Servicio que está disponible en http://instagram.com/legal/privacy/“. A ellos también se las regalas.

Normalmente, cuando se sube la foto de un hijo a las redes sociales no se hace por su valor artístico pero no está de más conocer los derechos que estamos otorgando.

¿Pueden denunciarme por compartir fotos de mis hijos en redes sociales?

En nuestro país aún, que yo conozca, no se ha dado ningún supuesto. Probablemente porque los niños afectados por este comportamiento de sus padres siguen siendo menores pero me temo que no pasará demasiado tiempo en que se algún caso.

Si existen casos en países de nuestro entorno. Recientemente, en Italia, una madre ha sido condenada a pagar 10.000 por subir fotos de sus hijos, y en 2016 una joven austriaca denunció a sus padres por haber subido más de 500 fotos suyas a Facebook.

De todas formas no quiero ser alarmista, preocuparte en exceso. Si quieres compartir fotos de tus hijos, puedes hacerlo utilizando otros medios más adecuados como el correo electrónico. Y si te apetece compartir fotos en las que aparezcan hazlo, pero con cuidado, sin exponerlos demasiado, sin relatar toda su vida. Y en esas ocasiones revisa bien la privacidad de esas imágenes, limitando su acceso a un entorno limitado y de confianza.

Este es un post invitado de María Dolores Martínez Pérez, abogada en Sinderiza.

mm
Abogada en Sinderiza. Presto asesoramiento legal a empresas, profesionales y emprendedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *