5 consejos para disfrutar de Nueva York con niños

Hola de nuevo Kuiqueros y Kuiqueras, este verano he estado en Nueva York con mis hijos y tengo un montón de cosas que contaros. ¡Aquí voy!

1. ¿Hotel o apartamento?.

Uno de los quebraderos de cabeza más grandes al que nos enfrentamos antes de viajar es el de encontrar un alojamiento adecuado. Nueva York está en pié de guerra contra Airbnb, pero aun exiten opciones para alojarse en Manhattan mediante este sistema. Te recomiendo explorar su web antes que nada por si encuentras el piso perfecto para tu estancia en NY.

En mi caso, debido a la estricta regulación y a la intención de primar la localización por encima de todo, nosotros nos decantamos por un hotel. En concreto este hotel Courtyard de la cadena Marriot. En Nueva York la localización es importantísima, ya que supone la diferencia entre pasarte el día en el metro o ir paseando a los lugares de interés para tus peques.

2. ¿En qué zona me alojo?

A no ser que tengas intención de ver el Nueva York más residencial y disfrutar de la naturaleza, para lo cual lo mejor alquilar un coche y buscar opciones por el norte del estado, cerca de la frontera con Conneticut, te recomiendo que busques alojamiento en Manhattan. Planes como disfrutar de un paseo entre los rascacielos, un rato de juegos en Central Park y un almuerzo a base de auténticos “hot dogs” newyorkinos harán las delicias de tus hijos el primer día. A partir de ahí las posibilidades son ilimitadas.

En cuanto a las mejores zonas de Manhattan para alojarse, el Upper East Side, el Upper West Side, a ambos lados de Central Park. En las riberas del Hudson river y el Manhattan river tienes también dos parques con fantásticas vistas y muchas cosas que hacer con los niños. Si te quedas del parque hacia abajo, te recomiedo que no te alejes mucho del mismo. Cualquier lugar entre el parque y Times Square es estupendo, ya que tienes a tiro de piedra atracciones como el zoo de Central Park, el museo de historia natural, el museo de los niños, el Metropolitan Museum, las tiendas de la Quinta Avenida, la New York Public Library, o las luces de Times Square y los musicales de Bradway.

Nueva York taxi

3. ¿Cómo me muevo en Manhattan?

Un paseo en un típico taxi amarillo de Nueva York es imprescindible. Pero una vez saciadas las ansias de hacer “la turistada” te recomiendo que te descargues las aplicaciones de Uber y Lyft. Con ellas puedes moverte por la isla rápidamente y sin problemas con un precio fijado de antemano. Te ahorras la incertidumbre de saber si te están llevando por el camino más corto y la molestia de andar pensando en cuánto debes dejar de propina para no ofender al conductor.

El metro de Nueva York es también una atracción obligada, además de una opción rápida y económica para moverte con tus hijos. Eso si, si tu peque o tus peques aún van en carrito, te las vas a ver y a desear para bajar y subir las escaleras, ya que son muy pocas las estaciones que cuentan con ascensor.

Nueva York hot dog

4. ¿Qué comer en Nueva York?

La respuesta es sencilla. Lo primero que debes hacer al llegar a Nueva York es mirar a tu alrededor, localizar un carrito de comida que tenga “hot dogs” y compraros uno para cada uno. Cumplida esta misión, en Nueva York tienes miles (literalmente miles) de opciones para comer ajustándose a cualquier tipo de bolsillo.

Si te va el pateo, te recomiendo que hagáis un desayuno “fuertecito” y le déis a la pata hasta que se os gasten las suelas de los zapatos. A medio día podéis saciar el hambre con un “hot dog” o un slice (trozo) de pizza, que son las opciones más baratas para matar el hambre.

Los camiones de comida se han vuelto muy populares en la ciudad, y puedes ver largas colas frente a ellos en las aceras a la hora de comer (entre las 11:00 y las 13:00 horas). Una vez terminado el plan de tarde (por allí casi todo cierra sobre las 5 pm) lo mejor es buscar un restaurante para descansar los pies y degustar cualquiera de las opciones gastronómicas que te ofrece el mundo, ya que todas las puedes encontrar en Manhattan sin dar muchas vueltas.

5. Cosas que no te puedes perder.

Central Park. El lugar más mágico para pasear y pasear por Nueva York. En el parque más famoso del mundo, andar sin rumbo fijo se convierte en una magnífica experiencia en la que a cada paso descubrirás con tu familia un lugar cargado de encanto y de vida al más puro estilo newyorkino.

El Natural History Museum o Museo de Historia Natural. Ubicado en la calle 79 frente a Central Park en el lado oeste del mismo. Aviso a navegantes, no es barato, pero merece la pena. Conviene estudiar bien su página web para conocer los distintos tipos de descuentos que ofrecen.

Nueva York Central Park

Central Park Zoo o el Zoo de Central Park. Se trata de un pequeño zoológico en la esquina sureste del parque que hará las delicias de tus hijos. Además del zoo principal (en el que está ambientada la película Madagascar, que debes ver con tus hijos antes del viaje), con la entrada puedes acceder al Tisch Children Zoo, donde tus hijos pueden dar de comer a los animales.

High Line. Antiguas vías del metro reconvertidas en paseo a media altura entre los rascacielos de Manhattan. No te lo puedes perder. Si quieres recorrerlo entero puedes acceder por la calle 14 o la 34, junto a la ribera oeste de la isla. Consulta la página web para encontrar toda la información que necesitas.

Musical de Broadway. En los alrededores de Times Square se encuentran la mayoría de los teatros que acogen los mejores musicales del mundo. Entender inglés es aconsejable, pero si no sois muy duchos en la lengua anglosajona, solo disfrutar del espectáculo ya merece la pena. No suelen ser baratos, pero como dicen: una vez al año…

The MET o Museo Metropolitano. Podrías pasar dentro días y días y no terminar de verlo. Es gratis (funciona con donaciones que puedes hacer en la entrada, o no). En la página web puedes ver de antemano lo que esconde este gigantesco museo y planificar bien la visita.

MOMA o Museo de Arte Moderno de Nueva York. Alberga numerosos cuadros de artistas como Picasso, Rothco o Warhol entre otros, incluido el famoso cuadro de las sopas Campbell.

Nueva York Top of the Rock

Empire State o Top of the Rock. Subir a la azotea de el edificio más emblemático de Nueva York es algo que no se olvida fácilmente. Hablo, por supuesto, del Empire State Building. Si además lo haces justo antes de que anochezca, podrás disfrutar del increible espectáculo de ver como la ciudad se ilumina al anochecer. Depende del día y la época del año las colas pueden ser largas, pero merece muchísimo la pena. Otra opción es subir al Top of the Rock , o lo que es lo mismo, la azotea de uno de los edificios situados en el Rockefeller Center, desde el cual cuentas con la ventaja añadida de ver el Empire State en todo su esplendor.

Nueva York Ferry

Staten Island Ferry. Si quieres ver la Estatua de la Libertad ahorrándote las colas, coge el ferry de Staten Island desde el muelle del sur de Manhattan. Es gratis y el barco pasa justo por delante de la estatua en su camino hacia Staten Island. El trayecto dura unos 20 minutos y al llegar puedes coger el ferry de vuelta a Manhattan. Salen ferrys de ambos lados cada 30 minutos. Kuicconsejo: hay un restaurante de marisco en la terminal de ferrys de Staten Island. Lo encontrarás a la derecha, en el pasillo de la terminal. Desde la terraza puedes comer a muy buen precio viendo el skyline de Manhattan al fondo. Un sitio increible aun no descubierto por los turistas.

Nueva York Chinatown

Chinatown, Little Italy y el edificio de los ¡¡¡Cazafantasmas!!! Cogiendo el metro hasta Canal Street puedes sumergirte de lleno en Chinatown. Merece la pena recorrer sus callejuelas y ver los puestos de fruta (a cada cual más extraña), las farmacias chinas o sus tiendas de comestibles. Paseando un poco puedes llegar hasta Little Italy, llena de tiendas y restaurantes italianos. Pero, de todo esto, lo que más les gustó a mis hijos fue el encontrarse de repente con el cuartel general de los Cazafantasmas. La dirección, 14 North Moore Street and Varick Street. La foto quedará para la posteridad, y si tienes suerte y ves entrar algún bombero (actualmente es un cuartel de bomberos) igual os deja entrar y podéis echar un vistazo al interior. Justo al lado hay una parada de metro que podéis coger de vuelta.

 

Lógicamente en Nueva York hay miles de cosas que hacer que no he puesto en la lista. El zoo del Bronx, un partido de los Yankees en el Yankee Stadium, un partido de los Knicks en el Madison Square Garden, un paseo por el campus de Columbia University, etc., pero todo esto ya lo dejo a tu elección. En función de los días que vayais a estar en la ciudad (no recomiendo menos de una semana) podréis incluir unos planes u otros. Pero, para volver con la sensación del deber cumplido, creo que con esta lista y este post, vais más que servidos.

En el próximo post os hablaré de un mágico lugar de vacaciones con niños que también he descubierto este verano en mi periplo por EEUU. ¡Hasta la próxima!

¿Cómo elegir color para decorar una habitación infantil?

La habitación infantil es uno de los espacios de la vivienda que adquiere gran importancia, especialmente a la hora de elegir los colores para pintarla, ya que es algo que debe hacerse de forma consciente. A continuación, os presentamos una pequeña guía para sacaros de dudas y seleccionar el color para la habitación de tu peque sin complicaciones. Continúa leyendo ¿Cómo elegir color para decorar una habitación infantil?